La cruda verdad

  • 12 noviembre, 2022
  • Blog
No Comments
Lana Ennemoser, estudiante Erasmus + en Sevilla, durante una rueda de prensa en la Casa de la Provincia, frente a la Catedral hispalense. Octubre 2022. Foto: perezventana

Lana Ennemoser, estudiante Erasmus + en Sevilla, durante una rueda de prensa en la Casa de la Provincia, frente a la Catedral hispalense. Octubre 2022. Foto: perezventana

 

Un Erasmus + en una de las regiones más cálidas de Europa. ¡Eso suena a fiesta y a despreocupación! Pero esta vez me gustaría echar un vistazo a los retos y dificultades de ese periodo de prácticas en Sevilla.

 

No soy la primera persona de Ventana Comunicación, y mucho menos de Sevilla, que hace prácticas en el extranjero. Numerosos jóvenes de Europa o de fuera de ella se sienten atraídos por la atmosférica región del sur de España: Andalucía. Erasmus + en una de las regiones más cálidas del continente: eso suena a fiesta y a despreocupación. Y, por supuesto, dejamos atrás la mayoría de nuestras inquietudes en nuestra ciudad natal y vivimos una experiencia inolvidable con mucha gente nueva. Los testimonios de mis predecesores adornan con más detalle las infinitas posibilidades. Pero esta vez me gustaría echar un vistazo a los retos y dificultades de ese periodo de prácticas erasmus en Sevilla.

La idea básica del programa de financiación Erasmus + es dar a los jóvenes la oportunidad de ampliar sus horizontes culturales e interpersonales. Deben salir de su hábitat familiar y sumergirse en un mundo completamente diferente. Se trata de una experiencia increíblemente emocionante que se siente como cualquier cosa menos la zona de confort familiar. Es en este momento cuando te enfrentas a nuevos retos y creces en tu propia personalidad. Me gustaría ver más de cerca cómo son y se sienten estas out-of-comfort situaciones.

Los participantes en el programa son, en la mayoría de los casos, personas fundamentalmente muy abiertas. Esto hace que sea muy fácil hacer conocidos e intercambiar ideas en reuniones o fiestas. Lo que siempre ha quedado en el fondo de mi mente es la incertidumbre sobre el compromiso de estas “amistades hechas rápidamente”. ¿La persona dice en serio que le gustaría hacer algo juntos la próxima semana o es sólo algo que se dice por decir? Esto se ha convertido en mi mantra en estas situaciones: simplemente ser abierto y proponer un encuentro. No puede ocurrir nada más que un rechazo. Aun así, a veces algo así deja una sensación de inseguridad que acaba desapareciendo en las amistades a largo plazo.

 

«Reconozco lo que alguien me dice, quiero responder, pero entonces… no encuentro las palabras. Esta es una sensación desagradable que probablemente sentí por última vez cuando era un bebé. Entonces podía llorar a gritos, pero hoy eso ya no sería apropiado»

 

La joven Lana Ennemoser, con la cantaora Reyes Carrasco y el irlandés John Lucey, también erasmus en Sevilla. Instituto Andaluz del Flamenco. Octubre 2022.

La joven Lana Ennemoser, con la cantaora Reyes Carrasco y el irlandés John Lucey, también erasmus en Sevilla. Instituto Andaluz del Flamenco. Octubre 2022.

 

Otro reto del que me he dado cuenta es la gestión de mi tiempo y energía. Probablemente sea un tema menor, pero aun así me surgió de vez en cuando. Aunque la duración de las prácticas es mayor que la de unas vacaciones, el tiempo es limitado. Basta con echar un vistazo a una guía de viajes sobre Andalucía y queda claro de inmediato: hay mucho que hacer. Luego están las clases de español a las que me gustaría asistir dos veces por semana, las clases de baile a las que quiero asistir y las fiestas planeadas con amigos. Todo esto requiere tiempo y, sobre todo, energía, porque estas impresiones son completamente nuevas. En esos momentos, sólo está en mis manos tirar de la cuerda en un punto determinado y decir “basta”. A veces tengo que sentarme conscientemente y recargar las pilas. De lo contrario, necesito primero dos semanas de vacaciones cuando vuelva a Alemania.

Más allá de eso, hay una sensación de desafío que probablemente sólo necesite conocer con un nivel de idioma inferior al B1. Antes de venir a Andalucía, creía recordar muy bien los tres años de clases de español. Durante las primeras conversaciones en las que tuve que hablar español sin remedio, me convencí de lo contrario. Todavía sabía unos tres verbos y podía conjugar uno de ellos. Sin embargo, la comprensión ha funcionado mucho mejor. La consecuencia lógica de esta disparidad es que reconozco lo que alguien me dice, quiero responder, pero entonces… no encuentro las palabras. Esta es una sensación desagradable que probablemente tuve que sentir por última vez cuando era un bebé. Entonces podía llorar a gritos, pero hoy eso ya no sería apropiado.

A pesar de estas situaciones, o quizás a causa de ellas, que me han causado malestar, estoy muy agradecida por la oportunidad de haber realizado las prácticas en el extranjero. Igual que Kelly Clarkson, pronto entendí que lo que no te mata te hace más fuerte.

 

Texto: Lana Marie Ennemoser (Hamburgo, Alemania)

 

 

→ Ver aquí otros textos de Lana durante sus prácticas Erasmus + de tres semanas en Ventana COM:

 

The Printed Rabbit: el seductor color de la moda lenta

 

Veganismo y cocina española, ¿una contradicción?

 

Compañía creativa de comunicacion digital y marketing de contenidos en Sevilla. Diseño web y editorial. Social media, corrección lingüística, manuales de estilo. Prensa gastronómica y flamenca. Imaginación y finura.

Sobre este blog

Somos comunicadores. Nos apasiona el mundo de la comunicación. En la pantalla, mayormente. Porque, al otro lado de esa excitante ventana, todo es comunicación.

equipo_laventana_2

Solicita tu presupuesto

La Ventana Comunicación ofrece servicios de comunicación digital y marketing de contenidos desde Sevilla. Diseño web, identidad visual, Posicionamientos SEO y SEM, formación en social media, corrección lingüística, soluciones editoriales. ¿En qué te podemos ayudar?

Suscríbete a nuestro boletín

Fields marked with an * are required

Quizás te interese

Ver todos los posts
No Comments
 

Deja tu comentario