Instagram y la adaptación al cambio

  • 16 octubre, 2022
  • Blog
No Comments

ventanacom-instagram-souvik-banerjee-unsplash

 

Terror en las agencias de comunicación: Instagram ha vuelto a hacer cambios en la plataforma. Y esto, que pudiera parecer algo irrelevante, dado el calado social de la aplicación, es toda una faena. Especialmente para quienes viven de crear contenidos ya sea para sí mismos o para terceros. Que todos los vídeos vayan a la misma carpeta, en el fondo, es lo de menos.

Instagram ha decidido apostar por los contenidos de entretenimiento, algo aparentemente inocuo, y ponerle las cosas difíciles a quienes tratan de dar salida a algún tipo de negocio o a quienes lo usan como herramienta divulgativa. Se premia con un mayor alcance a contenidos que usan las tres canciones que no tienes ni idea de su autoría pero que no paras de tener en la cabeza, y animando a contenidos de esa cosa frívola del lifestyle. Y le acota la visibilidad a quienes tratan de vender su marca a menos que paguen. Básicamente es presión para que esa gente se deje los cuartos. Y, claro, esto no ha sentado bien en el mundo del marketing online. Instagram, una red social creada para el entretenimiento, quiere entretenimiento. ¡Habrase visto!

 

«A las agencias de comunicación parece que le ha llegado la hora de ganarse las medallas. De demostrar que su trabajo es necesario para las marcas, que son capaces de ofrecer un contenido original, llamativo, fresco y con algún efecto sobre el público. Porque la profesión de comunicar en digital no va de otra cosa que de rendir honores a su majestad el contenido»

 

El descontento se ha notado en la Red, con cientos de publicaciones de quienes utilizan la plataforma como panel publicitario. Y es que les han complicado las cosas, especialmente a todas esas agencias vagas que viven de colarle a sus clientes contenidos cuyo interlineado no dice nada más que “por favor, cómprame”. Sin creatividad, ni nada que apele a la atención del cliente. Para mí, Instagram o cualquier otra red social creada para el entretenimiento y a la que se le puede sacar otro tipo de provecho es como la televisión. Es un medio de comunicación, de contenidos, y puedes utilizarlo para comunicar tu marca. Imagínate que estás viendo la tele y te aparece un anuncio en el que un tipo sobre un fondo con un logotipo te dice “compra tal coche”. Fin. Y a continuación aparece otro que te pone una música pegadiza, te cuenta la experiencia de conducir ese coche y remata con una eslogan que se te queda grabado en el cerebro. ¿Qué coche comprarías? ¿De qué anuncio vas a hablar con tus amigos?

Las redes sociales son ese mismo escenario, solo que en una plataforma diferente. Un post con una foto y una frase manida no va a ninguna parte. Si quieres difusión y visibilidad, tienes que estrujarte el coco como llevan haciendo los publicistas desde hace décadas. Con la llegada de la televisión, volviendo a la comparación anterior, a lo mejor era suficiente con una señora de mediana edad y aspecto impoluto diciéndote lo blanca que le quedaba la ropa para venderte un detergente. Y a una marca de tabaco le bastó con un sencillo It’s toasted para crear un eslogan imperecedero. Pero los tiempos cambian y la publicidad requiere hoy de un ejercicio más concienzudo. Hasta ahora en Instagram podía ser suficiente con la foto, el vídeo y la frase sin más tarea que prestar un poco de atención a los hashtags, pero ahora que hay un alto porcentaje de usuarios utilizando la red de manera lucrativa, desde Palo Alto exigen los réditos propios de lo que otrora fuese la cuota de pantalla.

 

«Podemos seguir quejándonos de las exigencias de los nuevos tiempos y decirle a las marcas que la culpa de que sus publicaciones no tengan un mayor alcance no es nuestra, sino de los Umpa Lumpas de Zuckerberg. O podemos ponernos a currar y crear el próximo viral, y hacer que el social media y la creación de contenidos sigan siendo un trabajo por el que merezca la pena pagar»

 

A las agencias de comunicación parece que le ha llegado la hora de ganarse las medallas. De demostrar que su trabajo es necesario para las marcas, que son capaces de ofrecer un contenido original, llamativo, fresco y con algún efecto sobre el público. Porque la profesión de comunicar en digital no va de otra cosa que de rendir honores a su majestad el contenido. Podemos seguir quejándonos de las exigencias de los nuevos tiempos y decirle a las marcas que la culpa de que sus publicaciones no tengan un mayor alcance no es nuestra, sino de los Umpa Lumpas de Zuckerberg. O podemos ponernos a currar y crear el próximo viral y hacer que el social media y la creación de contenidos sigan siendo un trabajo por el que merezca la pena pagar.

 

Texto: Rey Romero

 

Imagen superior: Souvik Banerjee – Unsplash

 

Compañía creativa de comunicacion digital y marketing de contenidos en Sevilla. Diseño web y editorial. Social media, corrección lingüística, manuales de estilo. Prensa gastronómica y flamenca. Imaginación y finura.

Sobre este blog

Somos comunicadores. Nos apasiona el mundo de la comunicación. En la pantalla, mayormente. Porque, al otro lado de esa excitante ventana, todo es comunicación.

equipo_laventana_2

Solicita tu presupuesto

La Ventana Comunicación ofrece servicios de comunicación digital y marketing de contenidos desde Sevilla. Diseño web, identidad visual, Posicionamientos SEO y SEM, formación en social media, corrección lingüística, soluciones editoriales. ¿En qué te podemos ayudar?

Suscríbete a nuestro boletín

Fields marked with an * are required

Quizás te interese

Ver todos los posts
No Comments
 

Deja tu comentario